Y el nombre de la Virgen era María - 28 de Mayo 2014 - Blog - SANTA MARIA TRONO DE SABIDURIA

SANTA MARIA TRONO DE SABIDURIA

Sábado, 2016-12-10, 10:39 AM

Bienvenido(a) Huésped | RSS | Inicio | Blog | Registrarse | Entrada

Inicio » 2014 » Mayo » 28 » Y el nombre de la Virgen era María
7:40 AM
Y el nombre de la Virgen era María

“Y al fin del verso dice el Evangelista: Y el nombre de la Virgen era María.

Digamos un poco también acerca de este nombre, que significa estrella de la mar, y se adapta a la Virgen Madre con la mayor proporción.

Se compara María oportunisimamente a la estrella; porque así como la estrella despide el rayo de su luz sin corrupción en sí misma, así sin lesión suya parió la Virgen a su Hijo.

Ni el rayo disminuye a la estrella su claridad, ni el Hijo a la Virgen su integridad.

Ella, pues, es aquella noble estrella nacida de Jacob, cuyos rayos iluminan todo el orbe, cuyo esplendor brilla en las alturas, y penetra los abismos; y alumbrando también a la tierra, y calentando más bien los corazones, que los cuerpos, fomenta las virtudes, y consume los vicios.

 Esta misma, repito, es la esclarecida y singular estrella, elevada por necesarias causas sobre este mar grande y espacioso, brillando en méritos, ilustrando en ejemplos.

Oh, cualquiera que seas, el que en la impetuosa corriente de este siglo te miras, más bien fluctuar entre borrascas y tempestades, que andar por la tierra, no apartes los ojos del resplandor de esta estrella, si quieres no ser oprimido de las borrascas.

Si se levantaren los vientos de las tentaciones, si tropezares en los escollos de las tribulaciones, mira a la estrella, llama a María.

Si fueres agitado de las ondas de la soberbia, si de la detracción, si de la ambición, si de la emulación, mira a la estrella, llama a María.

Si la ira, o la avaricia, o el deleite carnal impeliere violentamente la navecilla de tu alma, mira a María.

Si turbado a la memoria de la enormidad de tus crímenes, confuso a la vista de la fealdad de tu conciencia, aterrado a la idea del horror del juicio, comienzas a ser sumido en la sima sin suelo de la tristeza, en el abismo de la desesperación, piensa en María.

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María.

No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir los sufragios de su intercesión, no te desvíes de los ejemplos de su virtud.

No te descaminarás si la sigues; no desesperarás, si la ruegas: no te perderás, si en ella piensas.

Si ella te tiene de su mano, no caerás: si te protege, nada tendrás que temer: no te fatigarás, si es tu guía; llegarás felizmente al puerto, si ella te ampara: y así, en ti mismo experimentarás, con cuánta razón se dijo: Y el nombre de la Virgen era María.”

Vistas: 300 | Agregado por: santamaria | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]

Formulario de entrada

Búscar

Calendario

«  Mayo 2014  »
LuMaMiJuViSaDo
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031

Nuestra encuesta

Estimen mi sitio
Total respuestas: 8

Mini Chat

200

Estadísticas


Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0